Instituto de Formación Continua (IL3-UB)


"Arte público" y "Espacio público"
Vives, Marina
¿Arte y res pública, o arte en res pública?

Arte Público y espacio público. ¿Arte y res publica, o arte en res publica?

El  concepto  de Arte público  se  refiere  a  una  suerte  de  intervención  artística  en  el  espacio público,  entendido  éste  como  ámbito  físico  donde  los  sujetos  (ciudadanos)  interactúan  en  un determinado   marco   geográfico   (generalmente urbano   o   urbanizado), y bajo unas determinadas  premisas,  a  menudo  normas  sociales  (no  solamente  convivenciales)  pautadas por  unas  instituciones  de  carácter  político,  económico,  social  e  incluso  “moral”.

Quizá  no  esté  de  más  poner  de  relieve,  antes  de  continuar  con  esta  disertación,  que  muchos   de   los   conceptos   usados   aquí   vienen   de   entrada   condicionados   por   una   determinada   cosmovisión:  no  usamos  el  término  “ciudadano”  en  balde;  no  hablamos  de  “ciudad”  porque  sí;   no  enmarcamos  la  pauta  institucional  como  principal  condicionante  por  azar.  En  efecto,  la   argumentación   que   aquí   acontece   se   inmiscuye   en   un   marco   referencial   claro:   europeo   (occidental),   ilustrado,   aburguesado,   industrializado,   urbanizado,   constitucional,   “democrático”,  liberal.

Como  apuntara  Martí  Peran  en  su  intervención  para  “Fad  Cat:  xarxes  d’opinió”,  y  como  ha   dicho  en  otras  ocasiones,  no  es  lo  mismo  hablar  de  arte  público  en  “occidente”,  donde  el   territorio  está  totalmente  institucionalizado,  que  en  otros  lugares,  donde  “no  todo  es  Estado”,   donde  persisten  espacios  normativamente  o  urbanísticamente  no  resueltos,  y  donde,  por  ende,   la  intervención  resulte  más  libre.    Así  las  cosas,  el  lugar  es  uno  de  los  elementos  relevantes  a  la   hora  de  hablar  de  arte  público.

La  amplia  aproximación  que  hemos  apuntado  al  principio  (arte  público  como  intervención   artística  en  el  espacio  público),  no  entra  en  conflicto  con  lo  que  durante  mucho  tiempo  se   entendió  con  dicho  término,  esto  es  (o  era),  todo  aquella  obra,  generalmente  escultórica,  que   las  autoridades  se  encargaban  de  situar  en  un  determinado  espacio  para  embellecer  (en  el   mejor  de  los  casos)  dichos  lugares;  en  otros  casos  como  muestra  o  símbolo  de  un  determinado   ideario  o  momento  histórico,  y  que  pudiera  al  fin,    representar  e  instruir  a  la  sociedad  en  el   territorio  de  la  cual  se  ubicaba  la  obra.

Sin  embargo,  y  desde  una  perspectiva  del  temprano  siglo  XXI,  vemos  que  el  así  llamado   “monumentalismo”  (Martí  Peran)  ha  cedido  paulatinamente  el  espacio  significante  a  otro  tipo   de  significado  en  el  marco  de  la  definición  de  lo  que  entendemos  hoy  en  día  por  “arte  público”.   Quizás  albergue  este  concepto  algo  inusual:  la  capacidad  de  definir  conceptos  de  una  forma   compartida   pero   que   puedan   referirse   a   procesos   con  intenciones  cuasi  opuestas.  Y  esta   oposición  proviene  de  la intención.

 Lo  que  entendemos  hoy  en  día  por  arte  público  conlleva  una  connotación  de  intervención  en   el  espacio  público  pero  en  la  dirección  inversa:  ya  no  son  las  instituciones  las  que  muestran  a  la   ciudadanía,   sino   el   artista   (como   ciudadano)   quien   apela   a   las   instituciones,   con   la   participación  de  un  público  co­‐productor.

Como  indica  Paul  Ardenne,  la  primera  referencia  explícita  a  la  relación  del  arte/artista  con  su   contexto  la  encontramos  en  el  manifesto  de  Jan  Swidzinski  :  “El  arte  como  arte  contextual”,  en   1976.    Desde  luego  no  era  la  primera  vez  que  el  artista  estaba  relacionado  con  su  contexto;  lo   que  se  evidenciaba  era  una  clara  intención  del  artista.  Se  percibe  una  voluntad  de  contacto   con  la realidad,  entendida  ésta  como  hecho,  y  desde  una  perspectiva  de  la  experiencia.

Así  las  cosas,  podemos  identificar  la  creciente  intervención  de  algunos  artistas  para  con  su   contexto,  o  para  realidades  contextuales  que  puede  que  no  sean  las  suyas  directas,  pero  en  cuales  éstos  artistas  ven  necesario  producir  (actuar),  y  desarrollar  un  acto,  en  definitiva,  de   mediación.

Esta  intervención  no  es  baladí.  Se  enmarca  en  toda  una  evolución  del  concepto  artístico  per  se,   y  señala  nuevos  roles  en  el  hecho  artístico.    Por  un  lado,  el  artista  se  despoja  de  su  aura  de   genio  creador,  de  su  imagen  de  bohemio  desconectado/a  del  mundo  real.  Al  concentrar  su   obra  y  el  proceso  creativo  en  un  espacio  público,  el  simple  (que  no  sencillo)  proceso  creativo   deviene  partícipe,  en  espacio  y  tiempo,  de  ésta  sociedad,  a  la  que  no  solo  le  reclama  su  lugar   como  parte  constituyente,  si  no  a  la  que  además  se  refiere  como  parte  constitutiva.

El  artista  que  desarrolla  su  trabajo  en  el  espacio  público  es  un  artista  comprometido  con  su   “realidad”,  sitúa  su  trabajo  en  la  esfera  de  la  crítica  social,  de  forma  más  o  menos  evidente.  Es   un  actor  partícipe  y  motivado,  y  su  producción  artística  precisa  con  frecuencia  la  interacción  de   un  público,  co-­‐ciudadano,  y  no  siempre  voluntario.

Por  otro  lado,  y  siguiendo  lo  expuesto,  el  público  deja  de  ser  un  receptor  más  o  menos   especializado  que  acude  voluntariamente  a  ver  arte  a  un  espacio  dedicado  específicamente   para  ello  (museos,  galerías,  ferias):    al  tomar  el  artista  el  espacio  público,  surge  un  “nuevo”   tipo  de  público-­‐receptor,  el  cual  pasa  a  participar  de  la  obra  y  de  su  proceso,  puede  que  por  el   mero  hecho  de  estar  presente  en  un  lugar  y  un  momento  determinados.    Éste  público  es   susceptible  de  ser  considerado,  a  partir  de  ahora,  coproductor  de  un  proceso  artístico,  con   intenciones  diversas  y  con  resultados,  a  priori,  desconocidos.

Si  tomamos  estas  intervenciones  artísticas  en  el  espacio  público  como  una  nueva  definición  de   “arte  público”,  efectivamente  podemos  evidenciar  algunas  de  las  características  que  hemos   identificado:  el  artista  creador  se  convierte  en  productor  (o  coproductor)  de  una  intervención.   Esta   disolución   de   la   autoría   viene   corroborada   por   la   existencia   de   “colectivos”   y   pseudónimos:  ya  no  importa  tanto  quién,  si  no  qué.    La  preeminencia  del  discurso,  del  mensaje,   opera   notoriamente   en   una   tendencia   de   señalar   un   conflicto   o   situación   injusta   como   motivación  de  la  producción  artística.

La  interactuación  es  parte  del  juego.    El  proceso  de  “empoderamiento”  del  espacio  forma   parte  de  un  proceso  social  más  amplio  de  búsqueda  de  reapropiación  de  un  espacio  a  priori   destinado   para   nuestro   (de   la   ciudadanía)   deleite,   pero   pautado   en   exceso   por   unas   instituciones  (autoridades).

En   este   sentido,   existen   diversos   ejemplos   que,  a  territorio  nacional  pueden  ilustrar  esta   tendencia  de  intervención  crítica  y  orientada,  que  suele  presentarse  de  forma  interdisciplinar,   abarcando  espacios  de  la  arquitectura,  el  arte,  la  ecología  y  el  reciclaje,  las  ciencias  sociales,  la   informática,  etc.  Por  citar  algunos  nombres  de  personas  y  colectivos  que  trabajan  en  esta   línea:  Recetas  Urbanas  de  Santi  Cirugeda,  TxP,  RE:Farm  the  city,  Democracia,  Idensitat,  Ramon   Parramon,  La  Fundició,  Antoni  Abad,  Manuel  Delgado  (…).

Pero  en  lo  que  a  arte  público  se  refiere,  queda  preguntarse  si  dichas  prácticas,  como  apuntara   Gloria  Picazo  en  “Ofensivas  Urbanas:  arte  y  disidencia”  son  al  fin  y  al  cabo  eficaces,  o  dicho  de   otro  modo,  si  estamos  hablando  de  una  trascendencia  efectiva  del  arte  en  el  espacio  público  y   la   realidad   social,   o   se   trata   tan   solo   de   un   nuevo   espacio   para   la   presentación   de   la   producción  artística,  siendo  su  interpretación  aun  limitada  al  mundo  artístico.


Diseño: Pedro Hugo / Programación: Nicolas Malevé / Gestor de contenidos: Spip / Administración